Reseña: Una Trilogía Palestina

Por Antonia Mendoza

El libro, Una Trilogía Palestina, del autor Gasán Kanafani (Ghassan Kanafani), se recopilan tres cuentos que no fueron publicados hasta después de su muerte en 1972, cuando el escritor y periodista, fue asesinado en Beirut (Líbano) a sus 36 años.

«Hombres en el sol» (1963), «Lo que os queda» (1966) y «Um Saad» (1969), son parte de los títulos de Una trilogía palestina, de la editorial Hoja de Lata que, con traducción, prólogo, notas y epilogo de María Rosa de Madariaga, desarrolla explicaciones de simbología y conceptos propios de la identidad palestina. 

Las tres historias abordan desde distintas perspectivas, el sacrificio, la huida en busca de nuevas oportunidades y el paso del tiempo. En todos logras sentirte al borde de la locura y la deseperación.

Tardé meses en leer uno de los cuentos que, si bien son cortos, tienen temáticas densas con una narración que resulta una experiencia casi inmersiva. Trata temas que resultan ajenos a mi círculo y que se refieren a la evolución del conflicto palestino-israelí. 

A pesar de que se explican muchos de sus elementos, y es imposible de comprender sin una contextualización que trascienda la actualidad, incluyendo factores como la religión, la geografía y la propia cultura; no es un libro para aprender sobre el conflicto. En mi caso, busqué información a medida que avanzaba y la lectura solo cobró sentido cuándo me sumergí en el epilogo, donde se desglosa y analiza cada cuento y explican varios simbolismos literarios que yo pasé por alto y cuya ausencia tornó mucho más difícil la comprensión sin requerir una segunda lectura. Cabe mencionar que mi punto de vista obviamente está limitado por mis conocimientos respecto al tema y es altamente probable que mis interpretaciones sean influidas por mi experiencia y perspectiva desde el mundo occidental.

Los relatos son cortos, complejos y conmovedores. Removieron algo en mi consciencia. 

La trilogía cobra mucho más sentido al conocer un poquito más del autor y su vida. Para los palestinos, Kanafani es, sin duda, un referente para las banderas de la verdad y la lucha. 

Desentierro esta reseña por la nueva escalada en la ofensiva y la situación humanitaria que tanto palestinos y secuestrado israelíes que están todavía en Gaza. Al lado de esto, muchos de los problemas de los que nos quejamos los chilenos resultan simplemente ridículos. Recordar esta lectura y la historia del periodista palestino, Gasan Kanafani, causó el mismo efecto en mí que la primera vez que leí estos tres cuentos. Me duelen las entrañas, se me revuelve algo que me hace sentir incómoda, asco y vergüenza de todo lo que tengo… y, finalmente, cuando cierro el libro y levanto la mirada, me vuelvo la persona más rica del mundo.