Borussia Dortmund v/s Real Madrid: la batalla por el trono de Europa

Tras sacar de competencia al PSG, el elenco alemán llegó sorpresivamente a la instancia definitiva de la Champions League. Mientras tanto, los merengues dieron vuelta, sobre la hora, la llave ante el Bayern Múnich en un partido épico, permitiéndoles soñar con decimoquinta Orejona.

Por Fernando Ríos Ramírez

El misterio es historia. Borussia Dortmund y Real Madrid disputarán la final de la Champions League, luego de dejar en el camino al Paris Saint Germain y Bayern Múnich respectivamente. El campeón se definirá el próximo 1 de junio, en el mítico Estadio Wembley de Londres.

Ambos equipos llegan a esta instancia de maneras muy distintas. Uno es considerado el gran favorito. El otro, la gran revelación del torneo. ¿A quiénes sacaron de competencia? ¿qué obstáculos sortearon? Esta es la senda que alemanes y españoles tuvieron que recorrer para para llegar a la anhelada final.

La revelación germana

El Dortmund quedó emparejado en el grupo F junto al PSG, Milán y Newcastle, considerado como el grupo de la muerte. Su comienzo no fue bueno: derrota frente a los franceses y un empate a cero con los italianos. Sin embargo, supieron reponerse a tiempo. Cosecharon tres victorias al hilo y un empate, lo que les valió el primer puesto del grupo con 11 puntos.

En octavos de final enfrentaron al PSV, llave que resolvieron con facilidad. Llegaron a cuartos con Atlético de Madrid como oponente, que demostró ser un hueso duro de roer. En la ida, los españoles ganaron 2-1, y en la vuelta en Alemania, los dirigidos por Simeone se apegaron a su estilo de juego ultradefensivo para asegurar la victoria.

Borussia Dortmund despachó al Paris Saint-Germain en Francia. (Foto: Comunicaciones Borussia Dortmund).

 

Aquello no bastó para que el Dortmund diera vuelta la serie. Con una gran actuación colectiva, el encuentro terminó 4-2 para los germanos, obteniendo los pasajes para la siguiente fase ante todo pronóstico. Poco a poco fue convirtiendo en la gran sorpresa de la edición.

“Nadie esperaba que estuviese en el lote final de los equipos que pelean la Champions”. Categórico fue Matías Parker, editor de deportes de La Tercera. “Su posición en la Bundesliga (5°) tampoco lo ponían en el radar para que llegara a posicionarse como uno de los más fuertes de Europa”. La victoria frente al PSG terminó por confirmarlo.

La opinión de Parker fue respaldada por colegas. “Nadie puede decir que es un mal equipo, pero tampoco se puede decir que llegaban a la final”, declaró el periodista deportivo Jorge “Coke” Hevia. Según él, Dortmund llega a estas alturas tras vender a dos de sus jugadores estrella: Jude Bellingham y Erling Haaland. Apegados al estilo compra-vende, para Hevia llegar a la final es un logro inmenso para ellos.

Al mismo tiempo, el periodista aseguró que los teutones tuvieron un camino discreto, pero llamativo a la vez. «Borussia hizo un campañón, pasa que tiene menos luces. Pasó más piola». Razón no le falta. Exceptuando a Marco Reus y Matt Hummels, sus rivales han tenido jugadores de mayor renombre, como Kylian Mbappé, Antoine Griezmann, entre otros.

Jerarquía merengue

Como es ya costumbre, el Real Madrid siempre es un candidato para quedarse con la Champions. Su peso histórico, combinado al buen nivel en la Liga, calidad de jugadores y ser el club con mayor cantidad de Copas de Europa en sus vitrinas (14) lo convierten en uno de los planteles más poderosos del planeta.

Compartió el grupo C con el Napoli, Unión Berlín y Sporting de Braga. Sin mayores complicaciones, pasaron la fase de grupos como punteros, ganando todos sus partidos. En octavos se midieron ante un RB Leipzig que, si bien tuvo resistencia, sucumbió ante la Casa Blanca por 2-1 en el global.

Pero tocaron madera en cuartos. Al frente tenían al rival más temido y vigente campeón: el Manchester City. La ida en Madrid fue una guerra de goles, que terminó en un empate a tres. El panorama lucía desfavorable, ya que los ciudadanos no habían -ni han- perdido un partido en campo propio en lo que va de temporada.

Con el Etihad teñido de celeste, el Real se puso sorpresivamente en ventaja a antes de la media hora de juego. Sin embargo, los de Pep Guardiola se acercaron rápidamente a la portería blanca. El empate cayó a los 76’ obra de Kevin De Bruyne. Ni el tiempo extra pudo romper la igualdad, estirando la definición desde los doce pasos.

El milagro español ocurrió. El portero Andriy Lunin se lució al atajar dos disparos, mientras que Antonio Rüdiger anotaría el penal crucial. Sellaron su paso a las semifinales por cuarta vez consecutiva y dejaron al City sin la oportunidad del bicampeonato. El próximo oponente era el Bayern Múnich.

Parker destaca la mística del Real en el torneo: “Es el gran favorito por toda su historia en la Champions. Te pone la camiseta por delante y te lo hace sentir. Lo acaba de hacer con el City, otro de los equipos de los que uno esperaba un poco más”. Sin el Manchester en carrera, a muchos no le cabe la menor duda de que el Madrid es ampliamente el gran favorito.

Siguiendo esa línea, Hevia consideró el camino del Real bastante más tranquilo que el del Dortmund: «El Real tiene más luces, sin tantos problemas. Tal vez la pasó mal con el City, pero la supo hacer». En el Allianz Arena igualaron a dos, pero lo que deparaba en la capital ibérica superaría las expectativas de cualquiera.

En la previa, el periodista también aclaró un elemento importante de cara a este importante encuentro: «Es el clásico de Europa. Obviamente el Real es superior, pero fútbol es fútbol». El Bayern tiene que jugar muy rápido. Es un partido abierto». El tiempo le dio la razón.

El todo o nada tuvo lugar en el Santiago Bernabéu. Tras un golazo de Alphonse Davies, el conjunto blanco se volcó contra el arco de Manuel Neuer. Y tal como sucedió ante el City en la edición 2021/2022, remontaron la llave de forma épica y agónica. Dos tantos de Joselu en los minutos finales desataron la algarabía. El partido terminó con polémica, luego de que los bávaros alegaron la invalidación de un gol que les permitía alargar el partido a tiempo extra.

Joselu se transformó en el héroe madridista ante el Bayern Munich. (Foto: Comunicaciones Real Madrid)

 

Una revancha única

Luego de once años, el Real Madrid volverá a verse las caras con el Borussia Dortmund, tras de esa recordada semifinal en 2013, donde los alemanes se impusieron 4-3 en el global. Perderían la final ante su clásico rival, el Bayern, precisamente en Wembley.

Hevia considera que para los españoles es una obligación bajar la estrella número 15: “El mejor amigo de la Champions es el gran favorito. Sin el City o Liverpool, no ganarla sería fracasar». Luego de ganar anticipadamente la Liga, con sus jugadores en gran forma y sed de revancha, el Real piensa en aprovechar ese ímpetu para alzar la Orejona.

Por otro lado, el Dortmund ve esto como la última oportunidad para que Marco Reus, legendario jugador negriamarillo, levante el trofeo más importante de Europa. El mediocampista anunció su salida del club luego de 12 años.

Ambos equipos tienen argumentos de sobra para librar una batalla por el trono del Viejo Continente, donde los ojos del fútbol estarán posados en Londres para ver el enfrentamiento entre David y Goliat al más puro estilo futbolístico.